lunes, 7 de febrero de 2011

Tarta calavera




      Pues sí, una amiga me dió el encargo, y me dijo: " sobre todo una cosa sencillita.. no te vayas a liar mucho!, y bueno mucho lo que se dice mucho no me lié, pero recordé aquella adolescencia, que todos hemos tenido pero que la mía se identificaba mucho con este tipo de imágenes, por lo que, este encarguito se convirtió en algo inusual, pero que me trajo muy buenos recuerdos de aquellos años... y bueno dicho y hecho, me metí en la cocina y busqué alguna imagen que fuese acorde con lo que le gustaba. Aunque ahora que lo pienso, alomejor me pasé un poquito, pero bueno, al final me llamó diciendo que le había gustado mucho, y  lo que me importa sobre todo es eso, que les guste lo que hago, que es el fin de mis tartas... y después de todo este rollo como digo siempre, vamos al lío.


      Era un bizcocho de vainilla, relleno de buttercream de café con merengue italiano (es que me encantó la receta).

      Ingredientes para el bizcocho:
     
      - 8 huevos
      - 500 gr de azúcar
      - 250 gr de aceite de oliva suave
      - 2 tapones de aroma de vainilla
      - 100 gr de queso de untar
      - 550 gr de harina para repostería
      - 1 sobre de levadura
      - colorante negro



      En un bol mezclamos los huevos y el azúcar hasta espumar, a continuación le echamos el aceite, el aroma de vainilla y batimos bien, luego el queso y volvemos a batir hasta integrarlo bien, y por último echamos la harina tamizada con la levadura. Cuando tengamos todo mezclado, echamos el colorante negro, echamos unas gotas y removemos, y así hasta alcanzar el color que a nosotros nos guste. Cuando lo tengamos,  volcamos la mezcla en un molde bien embadurnadito de mantequilla, o aceite y harina, o spray antidesmoldeante (este último es mi favorito) y,  llevamos al horno precalentado a 180ºC  unos 45 minutos más o menos, esta vez mi molde era de unos 30 por 15 cm.

      Mientras tanto como siempre preparamos el relleno, que vuelve a ser de buttercream de café, por lo que he decidido poner un enlace que lleve a la tarta donde lo explico, pincha aquí .
     
 
    A la buttercream le añadí colorante rojo, de la marca Americolor, Red Red. y como lleva café soluble pues no le eché aroma.

      Ahora sólo queda darle forma a la calavera, esta me ocupó una tarde, esta hecha de chocolate mezclado con bizcocho, es decir es una pasta que se moldea muy bien, os preguntaréis como se hace, pues es muy fácil, echar bizcocho del que nos sobra al hacer la tarta, en una ganaché de chocolate, receta aquí , echar tanto bizcocho como queramos que se espese la ganaché, y cuando tengamos la textura que nos gusta para moldear, pues ala, a fabricar la calavera y los deditos.
    ¡¡¡¡OJO!!!!, si no se nos espesa, necesitamos más bizcocho, no dudéis en hacer uno para la ocasión, el resultado merece la pena, y lo que sobre, lo hacéis bolitas, las embadurnáis con lo que queráis (coco, chocolate fundido tipo cakepops, virutas de choco) y ya tenéis unas ricas trufitas.

      Una vez hechos , toca pintarlos, se pintan con los colorantes alimenticios con los que teñimos el fondant, directamente en una paleta de colores echamos unas gotas de blanco y con un pincel pintamos la pasta tal cual... y para las sombras hacemos una mezcla de blanco aguado con un poquitín de negro.
Nos os preocupéis por la cantidad de colorante, se extiende muy bien, utilizamos  las mismas gotas que si tuviésemos que teñir el fondant. Una gota de blanco me dió para toda la barbilla y para mezclar con un poquito de agua y negro para sombrearla. Si lo véis difícil todo es ponerse, si yo lo hice...  vosotr@s seguro que también podéis. El truco para que no se rompa nuestra calavera y poder transportarla una vez terminada a la tarta, es hacerla encima de un papel film.Cuando la hayamos terminado la llevaremos en el mismo papel a  la nevera a enfriar para que no se nos estropeé, y una vez fría, la sacaremos cuando la necesitemos y podremos retirar el papel sin estropearla. Como toques finales le dí unos  reflejos de perl vainilla en polvo, de la marca Rainbow dust. Con un pincel seco, cogí unos cuantos polvitos y pinté directamente la calavera y los dedos.

  Toca el turno del bizcocho... Lo saqué del horno, enfrié en una rejilla, y le corté los bordes que estaban un poquito más secos (porque son los primeros que se hacen). Luego lo corté  en tres capas (yo utilicé el cortas tartas esta vez), y, lo rellené con la buttercream de café. Quedó superchulo, la mezcla del bizcocho negro con la del buttercream rojo... imagináos. Cuando lo tuve listo, era la hora del fondant; la cubierta iba a ser negra, por lo que opté a comprar el fondant negro ya teñido, es un color complicado de hacer por lo que para teñir tanto fondant, sale más rentable comprarlo ya hecho. 

      Extendemos y forramos nuestra tarta, y una vez cubierta con el fondant negro, toca poner la calavera encima, que sacamos de la nevera, más tiesa que una maceta, y que con mucho cuidado le iremos retirando el film de debajo, para ir colocándola encima de la tarta, y lo mismo con la barbilla. La mano la dejaremos para el último lugar, cuando tengamos toda nuestra tarta lista

        Cuando hayamos puesto la calavera encima de la tarta, toca hacer el efecto madera en el fondant, ya que haremos como si estuviese saliendo de una tumba (se lo que pensaréis, que un rectángulo no tiene mucha forma,  pero antiguamente todos los féretros, eran una caja de zapatos, y yo soy muy antigua).


        Cogeremos fondant blanco y lo teñiremos de color marrón claro, cuando lo tengamos uniforme, haremos un rulo y lo aplastaremos, y con un palillo, pintaremos rayas a su largo, más gordas, más finas, que no sean uniformes, y entonces enrollaremos de nuevo, plegaremos como si estuviesemos doblando una toalla y estiramos, doblamos y estiramos y así hasta que logremos las vetas que queramos. Si  se nos fuesen, pues volveríamos a hacer más y no doblaríamos  tantas veces.

      Cuando tengamos el fondant listo, haremos dos tiras de la longitud de medio molde cada una, y con ellas iremos a la tarta y las pegaremos con agua a los laterales, haciendo el efecto del féretro.Cuando tengamos puesto nuestras maderas podemos hacer unos clavitos para darle mayor realismo. Hacemos una bolita, la aplastamos y la pegamos con  agua donde están los cortes de las maderas. En el otro lado, pegamos un trocito de fondant haciendo de punta del clavo.Por último hacemos otra bolita  y la pegamos, esta vez, debajo de donde está la punta del primer clavo, luego queda hacer la otra cabeza del clavo que haremos con otra bolita aplastada, después,los pintamos de gris metalizado  ( polvos Rainbow dust metallic gris).


   
      Y para finalizar la tarta, yo he hecho el efecto de la tierra con galletas machacadas y echadas por encima. Vosotros podéis poner lo que queráis como por ejemplo sangre (gelatina roja, fondant rojo..) , eso lo decide cada cual con la tarta que haga y, en último lugar cuando haya secado  el fondant que hace de ataúd, ponemos la mano para que parezca que  está saliendo de la tumba. Los dedos los he enganchado con alambre porque a la hora de ponerlos encima de la tarta, se me desmontaban  todos.

      Y con este rollo que os he montao he vuelto a hacer otra tarta, espero que esta por ser diferente os haya gustado. Se agradecen vuestros comentarios, porque a veces pienso que hablo sola ... y eso da un mal rollito... Bueno, como siempre buenas noches a tod@s y hasta otra tarta.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Y más me encantó a mí. Muchas gracias mi niñas por esta cacho de tarta, me hizo mucha ilusión. La pena es que no estuviste aquí para disfrutarla conmigo. BSAZO

Silvia dijo...

Me ha encantado esta tarta, muy auténtica y el efecto de la calavera impresionante, muy buen trabajo!!

rochyam dijo...

gracias anónimo que ya se quién eres..jijiji la CIA muuu lista. No te preocupes el año que viene te prometo que no falto.

rochyam dijo...

Muchísimas gracias Silvia, se agradece un montón que inviertas muchas horas en hacer una tarta y que la valoren. Me pasé por tu blog y sólo digo que ole, ole y ole!!!!

arancha dijo...

Se sale esta tarta.Rochyam eres una artistaza..Ideal para los carnavales...todos los años hago una fiesta en mi casa,este año el tema será la noche de los muertos vivientes...quiero esa tarta,¿podria elegir el sabor?.te mando mi correo,me urge(torri23@hotmail.com)Gracias,espero noticias.Soy de madrid.

Anónimo dijo...

Rather! This was a very fantastic submit. Thanks on your supplied details.

tiramisusa dijo...

Tía que pasadón de tarta, si la ve mi hijo y mi marido... genialllll.MUACCCCCCC